Un cielo entoldado

Dos mujeres dirigen la firma de toldos y carpas de Barcelona con más abolengo

Publicado en

Publicado en el 2000
Facebook Twitter Google plus Linkedin Email Share/Save

Dos mujeres dirigen con ímpetu y tesón el más prestigioso y antiguo establecimiento de Barcelona especializado en la confección de toldos y carpas, la casa  Ros. En su centenaria historia, esta firma ha cosido kilómetros de lona bajo la que se han celebrado fiestas, bodas, desfiles… y los más destacados acontecimientos de toda España.

Montse Valentí asumió la dirección de Ros Toldos y Carpas hace veinte años; más tarde se incorporó su socia Sisy Tolnay. Junto a ellas, la joven Claudia Valentí completa un matriarcado que dirige la nave a todo trapo, dispuesta a sortear cualquier escollo con que pueda tropezar el cliente a la hora de organizar sus celebraciones o vestir los espacios exteriores de sus viviendas. Pues estas mujeres no sólo ofrecen sus carpas de venta o alquiler, sino que también se han especializado en hallar la mejor solución para cada ambiente, en crear espacios conjuntados buscando el equilibrio de todos los elementos y en procurar la coordinación ideal para el buen desarrollo de cualquier evento al aire libre, gestionando desde los grandes apartados hasta los mínimos detalles: catering, música, iluminación, mantelería…  

No hay límites para la imaginación de Montse, Sisy y Claudia. Con ellas, las carpas se han teñido de alegres y originales colores burdeos, verde inglés o el solicitado vainilla, un tono amarillo muy luminoso que al oscurecer el día emite destellos asalmonados. Además, las estructuras pueden ser acristaladas, cerrarse con cortinas en épocas frías, complementarse con un entarimado de moqueta… cualquier necesidad que entre en el mundo de lo posible es solventada por Ros, que también ha realizado proezas que rozaban lo imposible: en las atarazanas de Barcelona vistieron las altas paredes con 2.500 metros cuadrados de cortinas en un tiempo récord de 12 horas para que se pudiera celebrar un desfile de moda; la firma cubrió con sus carpas 1.000 metros cuadrados de suelo en el Poble Espanyol para la fiesta del pasado fin de año.

Entre los clientes habituales se cuentan, por ejemplo, el Club náutico de San Sebastián, el hotel Plaza de Madrid, el circuito de alta velocidad de Montmeló, la federación catalana de golf, el hotel Princesa Sofía de Barcelona… también es habitual  que Ros gestione la decoración interior de estands en los palacios feriales de Montjuic, cree fundas para interiores de barcos o instale entoldados para fiestas mayores, además de satisfacer a numerosos particulares que quieren una carpa permanente para su jardín o puntual para realizar fiestas o celebraciones.

En cualquier caso, el ingenio de las mujeres de Ros está dispuesto a levantar el mejor montaje adaptado a las necesidades y entorno, salvando las dificultades con soluciones perspicaces como en una ocasión fue el montar una carpa sobre una piscina para aprovechar la zona más regular del terreno.