Sin limites en la decoración del hogar

Casa Decor muestra el trabajo de destacados interioristas, arquitectos y decoradores

Publicado en

Publicado en el 2000
Facebook Twitter Google plus Linkedin Email Share/Save

Información relacionada

Una amalgama de ambientes muestra que las posibilidades decorativas para el hogar son prácticamente tan ilimitadas como la imaginación. Treinta y siete espacios de dos señoriales casas de principios de siglo se han convertido en lofts, dormitorios, salones, comedores… Las más diversas tendencias y estilos de destacados interioristas, arquitectos, o decoradores figuran en Casa Decor, una muestra presente cada otoño en Barcelona que en su decimoquinta edición permanece abierta hasta el día diez de diciembre en el número 136 de la calle Escoles Pies.

Del minimalismo a la recuperación de psicodélicos ambientes de los años 60, del clasicismo atemporal a las últimas modas, a través de los pasillos y escaleras de Casa Decor el visitante se va trasladando como de una morada a otra. Allí puede hallar, a buen seguro, el espacio acorde a su personalidad, y en todos acertadas soluciones para cada una de las estancias de la vivienda. “Casa Decor – comenta la directora de la exposición, Lurdes Padrós, pretende dar a conocer el trabajo de los decoradores y ser un escaparate de las últimas tendencias en interiorismo”. Además, se pueden comprar los objetos expuestos, departir con los expertos en diseño del hogar y extraer jugosas inspiraciones para la ambientación del domicilio particular.

En las múltiples propuestas se observa una perfecta adecuación a los espacios, buscando aprovechar al máximo las posibilidades existentes. Se impone también el uso de los materiales técnicamente más avanzados –como la lava volcánica en bancos de cocina o suelos de cemento madera-  junto con las imperecederas maderas nobles, aceros, cristales. Para algunos ha llegado el momento de recuperar las glamourosas telas de terciopelo, frente a los linos de los últimos años. También hay quien declara la decadencia del minimalismo y apuesta por recrear un espacio cargado de llamativos colores; eso sí, sin perder la austeridad, pues marca del siglo es sin duda la funcionalidad, el máximo aprovechamiento de los espacios buscando la amplitud y eliminar complicaciones.