Louis Majorelle

Uno de los adalides de la llamada Escuela de Nancy

Publicado en

Publicado en el 2001
Facebook Twitter Google plus Linkedin Email Share/Save

Majorelle (1859-1926):  Aunque sus primeras creaciones en mobiliario se caracterizaron por un estilo rococó, a partir de la última década del siglo XIX se inclinó hacia el naturalismo y se convirtió en un destacado  exponente del Art Noveau entonces en boga, tendencia que en España fue conocida con el nombre de Modernismo. En su última etapa creativa, a partir de los años 20, Majorelle volvió a evolucionar siguiendo los nuevos aires del Art Déco. Como director de su empresa de mobiliario, ubicada en la ciudad francesa de Nancy, apostó por aumentar las producciones para abaratar precios y ofreció amplios catálogos con numerosas referencias. Fue uno de los adalides de la llamada Escuela de Nancy

Majorelle se dirigió en su juventud hacia la pintura. Así, estudió en la École des Beaus-Arts de París de 1877 a 1879. En ese año, al fallecer su padre, retornó a Nancy para hacerse cargo de la empresa familiar de mobiliario, fundada en 1960. Influido por la obra de Émile Gallé, se inició en el Art Noveau, conocido también en Francia como  estilo Guimard o Le Style Moderne. Esta tendencia, que tomó a menudo la inspiración de motivos florales, se manifestó por ejemplo en el mobiliario de una habitación, que expuso en 1900 en la Exposition Universelle et Internationale de París, cuyo tema central era el nenúfar. La obra de Majorelle en esta etapa se caracterizó por la profusión de recursos imaginativos, líneas sinuosas y formas abstractas que intentaban reflejar la naturaleza, siguiendo las ideas de las nuevas investigaciones científicas de fines del siglo XIX. En su prolija producción, Majorelle también diseñó pies y soportes de metal para vajillas, pantallas de lámpara y lámparas de bronce dorado.

En el año 1916, su fábrica quedó prácticamente destruida en un incendio y Majorelle se trasladó a París, donde residió hasta que al finalizar la primera guerra mundial relanzó las producciones en Nancy. En esta fase sus creaciones participaron de la severidad de la nueva tendencia Art Déco, más propensa a un estilo formal que ornamental. Junto al director de su fábrica en ese momento, Alfred Lévy, Majorelle diseñó una habitación para el pabellón de Nancy en la Exposition Internationale des Arts Décoratifs et Industriels Modernes de 195, en la que también formó parte del jurado. Tras la muerte de Majorelle, los talleres del Atelier Majorelle de Nancy quedaron bajo la responsabilidad de Lévy. Disponían de salas de exposición en Nancy, París y Lyon y de una amplia producción que abarcaba desde diseños elaborados de alto precio hasta otros sencillos al alcance de una mayor clientela.