La ayuda del arte

El Arte-Terapia usa las creaciones artísticas como un espejo para verter interioridades negativas y positivas

Publicado en

Publicado en el 2000
Facebook Twitter Google plus Linkedin Email Share/Save

Información relacionada

Partiendo de la psicoterapia y usando las posibilidades de los diferentes lenguajes artísticos está creciendo fuertemente en toda Europa y Norteamérica la implantación del Arte-Terapia, un sistema de desarrollo personal y relación de ayuda que busca la transformación y bienestar individual a partir de la creación artística y la vivencia personal.

Oscar Wilde escribió “Dadle una máscara y mostrará la verdad”, una intuición que en cierta manera busca cumplirse en el Arte-Terapia, usando las creaciones artísticas como un espejo para verter las interioridades negativas y positivas que a menudo ignora uno mismo. El proceso ha sido experimentado y narrado por conocidos artistas; Vincent Van Gogh, por ejemplo, escribió a su hermano Théo: “siento que hay cosas en el color que surgen en mí mientras pinto y que no poseía antes, cosas grandes e intensas…” El Arte-Terapia -que puede practicar cualquier persona aun sin conocimientos técnicos previos, ya que la capacidad artística es inmanente al ser humano- pretende enriquecer a la persona con su trabajo creativo.

Jean Pierre Klein es psiquiatra y director del Institut National d’Expression, Creation, Art et Thèrapie (INECAT) de París, nos recibe como un exhausto guerrillero del espíritu de barba y largos cabellos cenicientos, tras una sesión de varias horas en la que ha puesto sus conocimientos y experiencia al servicio de un grupo de alumnos. Klein, explica que“el Arte-Terapia no busca una experiencia cognitiva sino una vivencia con el cuerpo en relación a las producciones artísticas”, es decir, canalizar las emociones y sensaciones a través de la obra artística para transformar a la persona. En el mismo sentido considera que “se produce un recorrido simbólico desde la creación hasta la transformación, donde el arte-terapeuta acompaña sutilmente para que el individuo se convierta en sujeto de su propia vida partiendo de ser sujeto de su producción artística”.

El método ha llegado recientemente a España, aunque ya hace años que se desarrollan por separado cursos y talleres de especialidades que comparten algunos postulados, como musicoterapia, danzaterapia o escritura creativa, entre otros. Sin embargo, el primer proyecto de formación de una escuela de Arte-Terapia, similar a las existentes en Francia, Alemania o Italia, se está desarrollando en Barcelona desde hace dos años, promovido por la Associació per a l’Expressió i la Comunicació (AEC).

Una de las cientos de personas que en España practican esta disciplina explica una de sus experiencias: “sobre un gran trozo de papel de embalar trazas los contornos de tu cuerpo y después compones el interior tal como lo ves. Puedes usar colores, enganchar objetos, dibujar tu esqueleto o una ventana o un agujero. Después miras lo que te gusta de tu creación y cambias lo que te disgusta; a medida que transformas tu obra también cambia tu estado, casi sin darte cuenta”.

La creación transforma
El Arte-Terapia tiene en cuenta los dos conceptos de los que toma nombre: por una parte la creación dentro del arte, considerado como una de las más arcaicas formas en que la humanidad ha abordado su lugar en el mundo (basta imaginar, por ejemplo, el nacimiento de la danza al reproducir una escena de caza en la prehistoria, en la que sus intérpretes mejoraban técnicas de lucha rememorando el suceso); de otro lado, enfatiza la transformación positiva que se opera en uno mismo.

Según Klein, en Arte-Terapia “se trata de crear representaciones imaginarias, es decir declinaciones de la identidad, a través de formas artísticas que provocan poco a poco la transformación del sujeto creador, indicándole un sentido -tanto a partir de sus oscuridades como de sus alegrías- para su caminar personal”.

Sirva el ejemplo de Sílvia. Esta barcelonesa es una joven pintora y auxiliar de clínica que ultima su aprendizaje en Arte-Terapia en una escuela de París, después de seguir dos años de formación en España. Ha trabajado con diversos soportes creativos, no sólo a nivel plástico sino también corporal. “El Arte-Terapia –afirma Sílvia- es la búsqueda de uno mismo, de algo que sólo está revelado como posibilidad. La obra es un acontecimiento que nos abre al mundo transformándonos”.

“El proceso de aprendizaje –explica Sílvia- sigue las mismas pautas que se desarrollan en un taller, pues se busca transmitir el saber como parte de una vivencia personal”. Sílvia considera que este método ayuda a “alcanzar nuevas formas de expresión, un mejor conocimiento de una misma y a separar los problemas personales de los ajenos”.