¿El teclado perfecto?

Pasado, presente y futuro de los omnipresentes teclados

Publicado en

CNR
Publicado en el 2005
Facebook Twitter Google plus Linkedin Email Share/Save

Desde las antiguas máquinas de escribir, hoy ya prácticamente desterradas, el teclado Qwerty se ha hecho ubicuo, imprescindible en todos los modelos y marcas de ordenadores y cada vez más presente en otros dispositivos como los PDA o los teléfonos móviles. Y sin embargo, según algunos expertos, el Qwerty no es el mejor teclado con que podemos contar sino que, al contrario, para superar problemas técnicos de las primeras máquinas de escribir fue establecida una disposición de las teclas que ralentiza la velocidad de escritura. Y es que en esos primeros modelos las varillas de las teclas solían encallarse cuando los usuarios tecleaban muy rápido, así que, para solucionar el problema, se optó por colocar las letras usadas más frecuentemente en las posiciones más separadas. Así nació el teclado Qwerty, diseñado y patentado por Chistopher Sholes en 1868 y vendido a Remington en 1873, quien se hizo con el mercado de máquinas de escribir y elevó al teclado Qwerty a la categoría de standard. Posteriormente otros sistemas de teclado, entre ellos el más conocido es el Dvorak, han sido presentados como más eficientes para la escritura, pero en la historia ninguno ha podido desbancar al Qwerty debido a los impedimentos que aparecen para reemplazar millones de productos y educar en otro sistema de mecanografiado. Ni siquiera cuando aparecieron los primeros teclados de ordenador, que ya no sufrían de los problemas técnicos de las máquinas de escribir, fue posible introducir un teclado más eficiente. Aún y así, en la actualidad siguen apareciendo nuevos sistemas de teclado que buscan ofrecer mejores prestaciones a la par que los mismos teclados Qwerty, aunque sea físicamente, se sofistican de diferentes maneras. Y el futuro aún puede estar abierto a evoluciones e, incluso, a un mundo sin teclados.

Características para un teclado perfecto:

  • Ergonomía: el uso continuado del teclado puede producir importantes daños musculares, en las articulaciones, ligamentos o tendones, que los expertos engloban bajo la categoría de Lesiones por Movimientos Repetitivos. Entre ellas, una de las más comunes es el Síndrome del túnel carpiano, una lesión que produce pinchazos y pérdida de movilidad y fuerza en la mano. Para disminuir estos riesgos los nuevos teclados ergonómicos separan en varias zonas los grupos de teclas, buscando estructuras que ayuden a mantener una posición más natural de la mano, la muñeca y el antebrazo. Según ergonomistas de la Universidad de Cornell en Nueva York, ello permite colocar la mano en dos o tres posiciones más seguras que las que posibilita un teclado clásico, con lo cual durante al menos un 70% del tiempo de su utilización el movimiento no incidiría en lesiones, mientras que con los teclados habituales durante el 75% del tiempo de uso se están cargando las partes que pueden lesionarse. Sin embargo, un teclado ergonómico disminuirá el riesgo de lesiones pero de por sí no mejorará la velocidad de escritura.
  • La disposición de teclas: otros expertos achacan al particular diseño de disposición de teclas de los teclados Qwerty, concebido inicialmente para dificultar la escritura, tanto las lesiones proclives a padecer como la disminución en la velocidad de la escritura. Según constatan, los Qwerty fuerzan a usar más la mano izquierda y especialmente los dedos meñiques (pruébese a escribir “trabajo”, “ordenador”, “palabra”), mientras que en otros sistemas como el Dvorak las dos manos son usadas por igual, ya que las vocales se encuentran en la parte de izquierda y las consonantes en la derecha, y los dedos más fuertes actúan sobre las teclas más usadas. Asimismo, calculan que un mecanógrafo cuyos dedos recorran 32 kilómetros entre tecla y tecla en un teclado Qwerty durante un día de trabajo, podría realizar la misma tarea recorriendo kilómetro y medio en un teclado Dvorak, pues –afirman los defensores del Dvorak- los dedos se mueven tres veces menos, se precisa un menor número de pulsaciones y hay menos tensión en los dedos y muñecas.
  • Multifuncionalidad: el teclado actual de los ordenadores es una mejora del creado en 1980 para el primer modelo de ordenador personal, el IBM-PC. Bajo la hegemonía del Qwerty, el primer teclado de ordenador usó su misma disposición de teclas añadiendo las teclas de función. Pero originalmente sólo había diez teclas de función en la parte izquierda. La ingente evolución de la informática y la aplicación a la vida cotidiana hace que en la actualidad sean tan importantes las teclas para escribir palabras como otras teclas especiales que ofrezcan una multifuncionalidad, permitiendo acceso rápido a los programas que se usan más frecuentemente y, en cualquier caso, facilitando el menor número de movimientos para las operaciones más habituales.

Diferentes sistemas:

  • Qwerty: el standard actual de los teclados, recibe su nombre de las 6 primeras letras dispuestas en parte izquierda de la fila superior. Parte de la leyenda de este teclado dice que en su diseño se tuvo en cuenta el que los vendedores de máquinas de escribir pudieran teclear la palabra “typewriter” (máquina de escribir) fácilmente usando sólo teclas de la fila superior. Presente en prácticamente todo el mundo, algunos países han incorporado algún pequeño cambio para adaptarlo al idioma: así en Alemania se convierte en Qwertz y en Francia en Azerty. En España la “ñ” y la “ç” son sus principales particularidades y en Portugal, la “ç”
  • Dvorak: fue patentado en 1936 por un profesor de la Universidad de Washington, August Dvorak, quien lo diseñó junto a su cuñado, el también profesor William Delaney, tras realizar estudios sobre la fisiología de la mano y la frecuencia de tecleo y ubicación de cada letra. Fue concebido para mejorar la rapidez y la comodidad de los mecanógrafos de la época y, aunque en principio pareció demostrarse como más eficaz, no consiguió abrirse paso en un mercado monopolizado por el Qwerty. Pero desde entonces el debate entre los defensores del Dvorak y quienes dicen que en realidad no mejora la velocidad de escritura no ha cesado. En cualquier caso, la mayoría de records mundiales de velocidad son conseguidos con teclados Dvorak. En la actualidad, los sistemas operativos de los ordenadores permiten cambiar las preferencias del sistema para usar Dvorak.
  • Frogpad: comercializado por una empresa tejana, es un teclado diseñado para escribir con una sola mano que incorpora tecnología de comunicación inalámbrica Bluetooth y se presenta como accesorio perfecto para agendas electrónicas o teléfonos móviles, ya que no es necesario un escritorio donde depositarlos. Sus fabricantes también destacan que ofrece una estructura ergonómica y que la disposición de las teclas –diferente al sistema Qwerty- facilita la velocidad de escritura, como mínimo en idioma inglés, pues han sido distribuidas tras estudiar las combinaciones de las 15 letras más usadas en ese idioma. Es un teclado de pequeñas dimensiones, alimentado por batería, con 15 teclas para todo el alfabeto más otras teclas de función. Según el fabricante, tras 8 horas de adaptación se pueden alcanzar velocidades de escritura de 40 palabras por minuto.
  • New Standard Keyboard: es el último sistema que pretende hacer frente al todopoderoso Qwerty y que empieza a ser comercializado en este mes de abril del 2005 con un precio sugerido de 70 dólares. Su inventor, el norteamericano John Parkinson, ha dispuesto las teclas siguiendo el orden alfabético: las primeras 13 de la A a la M se encuentran en la parte izquierda y el resto en la derecha. Los cursores y las teclas de función están en el centro y en total el teclado incorpora 53 teclas. Asimismo, Parkinson le atribuye ventajas ergonómicas y asegura que la nueva disposición de las teclas facilita los movimientos naturales de los dedos para asegurar una postura corporal correcta mientras se escribe. Es compatible con las últimas versiones de Windows y, por si fuera poco, viene con colores en cada grupo de teclas que, si no aportan mucho a su estética, buscan facilitar su identificación.
  • Otros alfabetos: en la actualidad no es complicado alterar los sistemas de teclado en un ordenador para usar alfabetos o símbolos distintos a los occidentales, como ocurre con los lenguajes chino, japonés, ruso, griego, hebreo o árabe, entre otros. Los sistemas operativos permiten cambiar las preferencias y seleccionar el nuevo tipo de teclado que se desee. Y si sólo disponemos de un teclado físico Qwerty y no es posible adquirir uno específico para el lenguaje requerido siempre se pueden colocar pegatinas con los símbolos de la lengua escogida sobre las teclas.

Curiosos Qwerty

  • Stowaway: estos teclados creados por la compañía ThinkOutside son plegables: abiertos tienen el mismo tamaño que un teclado ordinario pero al ser plegados ocupan el espacio de un PDA y pueden ser guardados en un bolsillo. Es por eso que son ideales para usar como complemento a una agenda electrónica u otro pequeño dispositivo portátil.
  • Teclados enrollables: compañías como ISC y Flexboard comercializan teclados flexibles de goma: ¡se pueden enrollar! Entre sus virtudes también destacan que son impermeables, anti-polvo y resistentes a los golpes. Por ello son recomendados para viajes en los que no se puede proteger todo lo que se quisiera el equipaje o, también, para un hogar con niños pequeños.
  • Teclados de una sola mano: el Half Qwerty Keyboard de Matias Corporation es aparentemente un teclado Qwerty convencional pero está diseñado para poder ser usado con ambas manos o con una sola mano, lo cual pueden precisar por ejemplo personas aquejadas de hemiplejia, incapacidad en una mano o síndrome del túnel carpiano en una única mano. Así, se coloca una mano en el teclado como habitualmente y para teclear las letras de la otra parte es necesario apretar la barra espaciadora y hacer los mismos movimientos que se harían con la otra mano, pero sin moverla de parte.

Futuro: después del teclado
El futuro que ya se está creando habla de sistemas que permitan la interrelación con el ordenador mediante la vista o voz, sin necesidad de teclado, lo cual también está siendo en la actualidad desarrollado como una necesidad de personas discapacitadas. Pero muy posiblemente el teclado siga siendo necesario durante bastantes años más y otros investigadores avanzan en la dirección de, por ejemplo, los teclados virtuales.

  • Con el movimiento ocular: uno de los últimos sistemas presentados ha sido Dasher, desarrollado por el Cavendish Laboratory de la Universidad de Cambridge. Básicamente, una cámara lee a qué letra de la pantalla se dirige el ojo y a partir de ello va componiendo las palabras. Sus creadores afirman que se pueden alcanzar velocidades de escritura de más de 25 palabras por minuto y que es un sistema ideal tanto para personas discapacitadas como para dispositivos como PDA o teléfonos móviles que no incorporan un teclado.
  • Imágenes: http://www.inference.phy.cam.ac.uk/dasher/
  • Lenguaje natural: los sistemas de reconocimiento de voz que suponen una gran ayuda para personas incapacitadas que no pueden usar un teclado aún tienen camino por recorrer. En la actualidad el usuario debe limitarse a pronunciar exactamente unas órdenes predeterminadas que el ordenador es capaz de reconocer. Los desarrolladores trabajan para posibilitar una comunicación natural con un ordenador, de manera que éste sea capaz de entender igual que en una conversación cotidiana mantenida con otra persona.
  • Teclado virtual: aún por desarrollar y a modo de concepto se presenta un teclado láser virtual. El teclado sería proyectado a modo de holograma sobre cualquier superficie plana, desde un pequeño dispositivo que interpretaría las coordenadas de cada letra virtual tecleada y transmitiría las órdenes de modo inalámbrico al ordenador, PDA, teléfono móvil...