El arte de la mesa

Orfebrería de alta calidad, porcelana, cristalería… el Pavillon Christofle viste la mesa para agasajar a los invitados

Publicado en

Publicado en el 2000
Facebook Twitter Google plus Linkedin Email Share/Save

Han transcurrido ya 100 años desde que Jean Charles Christofle, reputado orfebre parisino, dedicó su creatividad también a diseñar selectas cuberterías, vajillas o cristalerías que contribuyen a crear "el arte de la mesa". Hoy  las colecciones Christofle se encuentran en más de 30 países del orbe. En Barcelona, el Pavillon Christofle, en el número 9 de la calle Borí i Fontestà, ofrece esas obras desde hace 17 años

Las cuberterías son, seguramente, las creaciones Christofle que mayor reputación han cosechado en todo el mundo. Pero no son menos apreciados el resto de elementos adecuados para vestir elegante y lujosamente una mesa, de acuerdo con las necesidades de cada ocasión. A asesorar sobre la mejor elección dedica su atención el director del Pavillon Christofle de Barcelona, Jorge Duce, con un saber avalado por su experiencia y un master en protocolo. "Hay quien puede pensar -explica Duce-  que se deben colocar muchos detalles en la mesa para que esté bien montada, pero no es así. Por ejemplo, en una reunión de compromiso no se pueden poner reposacubiertos; estos sólo se usan cuando no se van a cambiar los cubiertos del primer al segundo plato, lo cual es muy correcto en un encuentro informal. También hay que tener en cuenta que las flores nunca deben ser altas, pues todo los comensales deben poder verse la cara, y que los vinos tintos de añada no pueden ser servidos en la misma botella, sino en decantadores especiales".

Nobleza y elegancia
Entre las cuberterías, las de plata Christofle son muy cotizadas en todo el mundo y elegidas tanto por particulares como por destacados restaurantes y hoteles gracias a que aúnan la nobleza del metal con la elegancia de los diseños y la funcionalidad, pues su plata de 9 micras permite ser introducida en el lavavajillas. Una cubertería de plata Christofle, integrada por 127 piezas correspondientes a 12 servicios y presentada en un lujoso mueble de madera, cuesta en torno a las 600.000 pesetas. En la gama de plata maciza, apreciada para grandes ocasiones, la cubertería Renaissance está valorada en más de 6 millones de pesetas. Estas cuberterías son diseñadas en París y elaboradas por pedido explícito. También cabe la posibilidad de personalizarlas mediante grabados. Christofler dispone además de una gama de cubiertos en acero inoxidable para un uso más versátil. Destacas personalidades de la sociedad barcelonesa son clientes del Pavillon, además de reputados hoteles y restaurantes. También a él acuden numerosas parejas de novios para elegir listas de bodas que aportan elevada distinción al ajuar.

Tendencias en la mesa
El arte de agasajar al invitado en la mesa se extiende a los demás elementos que se colocan. "Una buena vajilla -comenta Duce- realza el valor de la comida que se va a degustar y el vino se saborea mejor servido en cristal que en vidrio; es muy importante que los platos sean de un tamaño que permita distribuir holgadamente los alimentos. La elección de la mantelería va a marcar un ambiente más festivo o más tradicional, pero los colores siempre deben ser acordes a la decoración de la casa".

Las últimas creaciones de vajillas Christofle, de porcelana de Limoges, se muestran conforme a nuevas tendencias de sobriedad, en que predomina el blanco con discretas cenefas de oro o platino. En los platos de respeto se está imponiendo también la porcelana, mientras que los de plata tradicionales quedan relegados a los restaurantes. En cambio, en cristalería los diseñadores de Christofler han apostado por un retorno de las copas de color en cristal tallado: el ambar, verde anís, azul, rojo… están creando un contrapunto en la mesa con las copas transparentes. Además de las colecciones de la casa, el Pavillon presenta la obra de Christian Lacroix, quien comparte el mérito de ser uno de los destacados "artistas de la mesa".

Junto a todo ello, en el Pavillon Christofle de Borí y Fontestà podrán encontrar mucho más: un cubierto para servir prácticamente cada alimento; juegos de té y café en plata y porcelana; objetos de decoración y regalo -entre ellos reproducciones de piezas centenarias conservadas en el museo Christofle de París-; colecciones de cristal para enólogos sibaritas; una línea de piezas para oficina, orfebrería para caballeros y complementos para señora; las colecciones fan fan y folleto con todo el servicio necesario para bebés… y en particular todo lo necesario para quien le gusta el arte de la mesa. Y hasta tal punto llega la preocupación de Christofle por sus productos que ellos mismos ofrecen los productos de limpieza idóneos para que la delicada orfebrería o una buena cubertería de plata conserve todo su brillo más de una vida.