East 47, alta gastronomía en el Hotel Claris

Cocina de tradición mediterránea en un ambiente al estilo de los más emblemáticos locales fashion de Nueva York

Publicado en

Publicado en el 2000
Facebook Twitter Google plus Linkedin Email Share/Save

Eternas caras de Marilyn, en psicodélicos tonos, recreadas por el pop-art de Andy Warhol, presiden el East 47. Era esta la dirección del taller del artista en Nueva York y desde hace unos meses East 47 es también el nombre del nuevo restaurante del Hotel Claris de Barcelona. Un espacio de ambiente minimalista, con detalles de inspiración zen, al estilo de los más emblemáticos locales de la cosmopolita ciudad de Nueva York, en el que se puede degustar una cocina de alta relevancia gastronómica 

El East 47 amalgama la conocida vocación por el arte del Hotel Claris - en sus habitaciones se hallan más de 400 originales artísticos -  con una exquisita prestancia culinaria. Además de los originales de Andy Warhol, exposiciones rotativas de otras destacadas obras de arte visten las paredes, conformando un dinámico mural en movimiento. La calidez que todo ello conforma, unas luces indirectas y el conseguido eclecticismo entre la modernidad y el arte clásico que mana del espíritu del hotel invitan a degustar la elevada gastronomía que anuncia la carta.

Los goces que depara el East 47 al paladar se deben al saber del cheff Miquel Calzado, quien propone una cocina mediterránea creativa con reconocimiento a las raíces de la tradición culinaria catalana. El respeto al sabor es primordial, combinado con el realce de las texturas, colores y fragancias de los alimentos. La cocina al vacío es una de las preferidas por este joven cheff, así consigue concentrar todo el sabor, aroma, jugo y propiedades de los ingredientes. Así, se logra -por ejemplo- un delicioso Crujiente de cochinillo con puré de patatas al aceite de olivas negras, cociendo la carne al vacío durante 4 horas para después darle un último frior durante 2 minutos en aceite hirviendo a 100ºC, de manera que no pierda su textura ni jugosidad y ofrezca el apreciado crepitar. Marca de la casa es recrear un juego de sabores en cada plato, formando un conjunto de presentación delicada y cuidadosa en el que cada elemento tiene un sentido.

En el mismo argumento de prestancia en los detalles inciden aspectos como la particular selección de panes - que permite descubrir panecillos hojaldrados, de nueces, de olivas…-, una compensada carta de vinos con presencia de caldos de las más reputadas tierras, o la carta de caviar -Sevruga, Oscietra, Selección Doré o Beluga-000- . Tras ello, el inefable colofón de los postres: entre ellos, Espumas de crema catalana con tomillo o una selección de quesos catalanes y franceses acompañados de confituras de hortalizas. Tras tan opípara cena, si es su gusto, no olvide acercarse al libro de firmas, donde podrá dejar constancia de la grata experiencia que sin duda han recibido sus sentidos.

Cenar de madrugada
El East 47 dispone también de una carta de madrugada -desde las once y media a la una de la noche- ideal para trasnochadores o para quienes el teatro, cine o un concierto ha hecho retrasar la hora de la cena. Así, allí aún se está a tiempo de poder satisfacer el apetito sin escatimar placeres al paladar, merced a un plato de Salmón marinado al eneldo con tostadas de Melba o de Foei-gras mi-cuit con piña, entre otras sugerentes propuestas.

La oferta gastronómica del Claris halla su complemento en los otros dos restaurantes del hotel. El Restaurante Claris se muestra como un espacio multifuncional ideal para encuentros familiares, convenciones, comidas de trabajo… abierto a diferentes necesidades. Y en lo más alto, en la terraza, con la llegada del calor se preparan hasta tres cartas a lo largo del día: por la mañana sugerencias a base de elaborados bocadillos -maigret de pato, sardinillas y pimientos al piquillo…- para poder almorzar mientras se toma el sol o entre baño y baño en la piscina; a mediodía una propuesta a base de refrescantes ensaladas y cocina a la barbacoa preparada a la vista de los comensales, y por la noche una selecta carta de alta gastronomía acorde a tan privilegiado lugar.