La ciudad digital en España

Texto complementario a

Zamora, la ciudad mejor conectada del mundo
Conservando los vestigios de su origen medieval, Zamora se halla en la vanguardia mundial de la conexión inalámbrica. Así lo ha reconocido el galardón estadounidense Computerworld Honors, al premiar el pasado mes de junio a la empresa española Wireless and Satellite Networks encargada de implantar la conexión Wi-Fi en la ciudad. Entre los principales retos que tuvieron que vencer para desarrollar el proyecto Zamora Hot City figuró superar las dificultades ocasionadas por los edificios de piedra milenaria, que obstaculizan la transmisión de las ondas

Écija, la primera ciudad andaluza Wi-Fi
El pasado mes de junio Écija estrenó la Red Telemática de Servicios Municipales que ofrece acceso gratuito de banda ancha en todo el término municipal. Para implantar la tecnología sólo se precisaron tres días de trabajo y una inversión de 36.000 euros. 

Internet remota
Unos 4.000 municipios dispondrán antes de diciembre del 2006 de una conexión de banda ancha a Internet prescindiendo de los cables. La iniciativa pretende responder a las dificultades tecnológicas que estas localidades presentan a la hora de utilizar las líneas convencionales para navegar por la red. Telefónica ha optado por la tecnología de señal por radiofrecuencia en el 60 por ciento de los casos, la telefonía móvil en el 30 por ciento y el satélite Hispasat en un 5 por ciento. Por su parte, la empresa pública Red.es, ha puesto en marcha un programa de conexión vía satélite para centros públicos como escuelas, ayuntamientos y bibliotecas.

Zonas rurales digitales
El campo romperá las distancias que tradicionalmente ha tenido con las grandes urbes, gracias a que dispondrá de todos los servicios de la ciudad digital. Los satélites ya se están encargando de cambiar la situación, permitiendo conexiones a Internet de banda ancha allí donde no es posible disponer de ADSL o cable.

  • En pequeños pueblos aislados, desde una estación base que recibe las ondas de un satélite se establece una red Wi-Fi que permite la conexión en cualquier zona de la población.
  • Colocando los repetidores necesarios el área de cobertura se puede extender hasta allí donde se desee, con lo cual, por ejemplo, se pueden activar sistemas de riego en zonas agrícolas o sistemas automatizados en granjas.
  • También, en materias como la educación o el ocio, será posible caminar por museos virtuales proyectados en 3D o ver las últimas películas en estreno sin necesidad de ir a las grandes ciudades.
  • Pueblos españoles conectados al satélite. Los vecinos de Burguete (Navarra) ya reciben las ondas del satélite Hispasat que les permite conectarse a Internet a velocidades incluso superiores a las convencionales. En Zaragoza, el ayuntamiento de Tobed ofrece el mismo servicio y en Castilla-La Mancha se han establecido más de 80 instalaciones de satélite. En el País Vasco y Galicia se desarrolla el proyecto Celeria, que ya ha proporcionado servicios de Internet de banda ancha a numerosas zonas rurales de esas comunidades autónomas.

El DNI digital
Se prevé su puesta en marcha para el 2004 y lo podrá solicitar cualquier ciudadano aunque su carné aún no haya caducado. Será una tarjeta plastificada, similar al actual documento de identidad, pero con un microchip incorporado. No sólo servirá para identificarnos, también permitirá firmar digitalmente con él. De esta manera, podremos avalar nuestra identidad y realizar transacciones telemáticas, tanto las comerciales como las relacionadas con la administración pública.

  • En ese microchip, el nuevo carné almacenará los rasgos básicos de nuestra huella dactilar, una fotografía y los datos de fialiación. También incorporará una zona privada accesible por el titular del documento mediante contraseña o datos biométricos -la huella dactilar-, y una zona pública. Asimismo, será el soporte de un certificado de firma y otro de autenticación. Los datos serán guardados de forma digital y cifrada, con lo que sólo se podrá leer en ellos, pero no sobrescribirlos, evitando así su falsificación.
  • La firma electrónica estará basada en el sistema de clave pública. Este método consiste en la utilización de dos claves, una privada que sólo conocerá el titular del DNI, y otra pública. La combinación de ambas permite la autenticación del documento. La validez del certificado de firma electrónica tendrá una duración de dos años y medio, plazo que los actuales sistemas utilizan sin sospecha de error. El usuario deberá proceder a su renovación telemática para continuar realizando transacciones cibernéticas con garantías.
  • Este DNI digital agilizará los trámites burocráticos, pues, a excepción de la primera vez que se expida, en las siguientes sólo habrá que llevar a cabo un único acto administrativo utilizando técnicas de biometría de huella dactilar. La primera experiencia piloto se ha llevado a cabo en Valencia, en la Dirección General de la Policía y consistió en un ejercicio interno destinado a comprobar que el personal encargado de su expedición está capacitado para ello.
  • Algunas voces alertan de los riesgos que puede conllevar que una base de datos almacene un registro de claves privadas dentro del que estarían las de todos los españoles. Sin embargo, tras el atentado del 11-S ganan terreno las teorías que abogan por un mayor control del ciudadano en detrimento de las libertades y garantías individuales, dejando en un segundo plano el derecho a la intimidad.