Cómo viviremos en la ciudad del futuro

Texto complementario a

La tecnología Wi-Fi, de conexión inalámbrica de ancho de banda, conforma los hilos invisibles que se constituirán en absolutos cordones umbilicales en las ciudades del futuro. La mayor parte del desarrollo tecnológico se está desarrollando a partir de esta base y sus efectos en la vida cotidiana de los ciudadanos serán notorios. Los 'wireless' actuales ya permiten una conexión a internet a 11 Mbps (un 500 por ciento más rápido que los ADSL convencionales). Con toda seguridad, el teléfono móvil se convertirá en un mando a distancia universal conectado a Internet con el que podremos ejecutar todo tipo de acciones.

  • 'Hot spots'. Algunos espacios públicos, como aeropuertos y centros comerciales empiezan a ofrecer acceso gratuito a Internet vía 'wireless' en sus terminales, en los espacios conocidos como 'hot spots' (puntos calientes). De esta manera, el usuario puede trabajar, obtener información y comunicarse para actuar de la forma que más le convenga a la hora de viajar o realizar una compra. 
  • Menor impacto ambiental. Gracias a esta tecnología, el aspecto del entorno urbano será mucho más acogedor ya que evitará los tendidos de cables, lo cual repercutirá también en el ahorro económico que supondría realizar obras de instalación de fibra óptica.
  • Infraestructuras eficaces. Los servicios urbanos mejorarán su eficiencia gracias a que estarán integradas y controladas a través de una red inalámbrica. El control del tráfico, de la luz, del riego, se podrá realizar vía remota según las necesidades de cada momento. Las averías, daños o incendios podrán ser detectados y activar los mecanismos de reparación o seguridad necesarios para actuar de inmediato. 
  • Nuevos hábitos. El ocio adquiere una nueva dimensión gracias a la inmediatez de acceso a un gran caudal de información desde cualquier punto de la ciudad. En unos jardines o en un parque público se puede compatibilizar el sosiego con la posibilidad de una conexión a Internet de banda ancha al aire libre para leer un 'e-book', escuchar música bajada de la red, estudiar, ultimar un informe, o ver una película. Incluso, consultar las ofertas de ocio y cambiar la tranquilidad del parque por el concierto más sugerente. 
  • Turismo multimedia. Los turistas podrán obtener toda la información en imágenes, audio o texto -en su propio idioma- de los edificios, monumentos o parajes que estén visitando con sólo recurrir a su PDA que recibirá los datos a través de la red Wi-Fi. 
  • Seguridad a distancia. Desde cualquier punto del área cubierta por la conexión inalámbrica se podrán activar sistemas de vigilancia, consultar el estado de la vivienda protegida o si la canguro está cumpliendo con su cometido. Las fuerzas de seguridad podrán realizar comprobaciones con sólo conectarse a su base de datos desde el ordenador incorporado en su coche.
  • Modelizaciones virtuales. Pueden convertirse en el principal sistema de presentación de todo tipo de información. Una realidad virtual, proyectada en imágenes 3D y elementos holográficos, que transformará los procesos de transmisión de información, creando espacios interactivos en los que los objetos virtuales parecerán prácticamente tocables. Se espera que sus aplicaciones se extiendan a todos los campos, desde la publicidad comercial, las noticias, la ciencia, la educación, el turismo o el ocio.
  • Comprar sin dinero. Con el teléfono móvil se podrá pagar facturas o hacer todo tipo de compras, desde una lata de bebida en máquinas de 'vending' hasta adquisiciones de mayor envergadura, siempre que el saldo lo permita. 
  • Automatismo y domótica. Integrados en las redes Wi-Fi, podremos abrir puertas automatizadas como las de los garajes, activar el climatizador de la vivienda para que se encuentre confortable cuando lleguemos a casa o controlar sistemas de seguridad. 
  • Publicidad personalizada. Conectados a una base de datos en la que se iría almacenando el perfil del usuario de forma que éste, al estar además localizado vía GPS, recibe, por ejemplo, información al momento de la ubicación de una tienda donde hay una oferta de su marca de ropa preferida, enterarse de la llegada del último CD de su grupo favorito o ser avisado de que en un cine cercano a donde se halla se va a proyectar una película completamente de su gusto. 
  • Identificación biométrica. Los sistemas que permiten el reconocimiento del usuario a través de una característica física -como puede ser la retina de los ojos, la palma de la mano o la huella digital- serán usados tanto en sistemas de vigilancia y seguridad como para acceder a clubes deportivos u otras asociaciones privadas. También, algunos de estos sistemas permitirán realizar pagos y transacciones.