Qué puede hacer el hombre en Marte

Texto complementario a

Investigación científica: Comprender mejor a la Tierra

  • El “no origen” de la vida. La Tierra y Marte tuvieron inicios similares, incluso es posible que en el planeta vecino hubiera habido alguna vez algún tipo de vida bacteriológica. Los científicos consideran que entender las razones por las que en Marte no se desarrolló la vida aportará importantes datos para entender mejor el surgimiento de la vida en la Tierra.
  • Transformaciones climáticas. Hoy Marte es un planeta frío, pero en sus orígenes su clima era parecido al de la Tierra. Aún actualmente el clima marciano es el que guarda más similitudes con el terrestre. El análisis de los procesos que produjeron los cambios de las condiciones atmosféricas en Marte puede ayudar a conocer y prever futuras alteraciones que pudiera sufrir la Tierra.
  • El origen de la galaxia. No sólo a partir del estudio de Marte, sino especialmente a través del análisis de sus dos satélites, Phobos y Deimos, se puede obtener información relevante sobre la formación del sistema solar. Se trata de dos asteroides “capturados” por la gravedad marciana que se estima contienen elementos originarios de la formación de la galaxia. Se les considera una especie de “dinosaurios” del sistema solar cuyo estudio podría aportar nueva luz a la investigación de los momentos iniciales del cosmos.

¿Por qué Marte? Un planeta para la vida
Para numerosos expertos, según los conocimientos actuales, si hay un planeta que pueda ser apto tanto para el hallazgo de vestigios de vida en el pasado como para el establecimiento de vida en el futuro, ese es Marte. Utilizando modelos climáticos y teorías ecológicas los científicos concluyen que es posible transformar Marte en un planeta similar a la Tierra. Y si bien calculan que en el estado actual de la ciencia ello podría requerir cien mil años, también concluyen que cuanto antes se empiece antes se conseguirá. El planeta rojo podría ser entonces la salvación de la Humanidad, si dentro de miles de años el calentamiento del sol hiciera imposible la vida en la Tierra. Y Marte podría ser el primer planeta en el camino de la colonización del espacio.

Algunas de las características de Marte son similares a las de la Tierra. Los dos planetas tuvieron en su origen unas condiciones parecidas que después evolucionaron de formas diferentes.

  • Días similares. En ambos planetas la duración de los días es de unas 24 horas, un ciclo necesario para las plantas adaptadas a la fotosíntesis que realizan con la luz solar. Asimismo, Marte también tiene estaciones, aunque más largas que las terrestres porque su órbita alrededor del sol es mayor. Así, el año marciano dura unos dos años terrestres, pero se estima que las plantas podrían adaptarse a ese ciclo diferente.
  • Agua. Las misiones a Marte han confirmado la existencia de agua en el pasado y la presencia de hielo en el subsuelo. A partir de ello, los científicos calculan que si se pudiera hacer más gruesa la atmósfera marciana -compuesta en un 95% por dióxido de carbono- el planeta vecino se calentaría, el hielo se derretiría y se convertiría en un planeta cálido y húmedo, donde el agua volvería a fluir. Agregando hidrógeno a la atmósfera se podría “alimentar” a plantas y microorganismos que habrían sido seleccionados o modificados genéticamente para adaptarse a las nuevas condiciones marcianas.
  • Hacia una atmósfera respirable. Las plantas utilizarían el dióxido de carbono en su fotosíntesis; el oxígeno producido permitiría además la creación de una capa de ozono, necesaria para proteger frente a la radiación del sol. Durante todo este proceso, los colonos humanos tendrían que procurarse aire respirable y los aparatosos trajes espaciales para moverse, pero al subir la temperatura y la presión atmosférica sólo precisarían de leves protecciones y tanques de oxígeno. Con el tiempo, sería posible crear una atmósfera similar a la terrestre, cultivar plantas y habitar el planeta con animales de manera que los humanos en Marte pudieran ser autosuficientes.