La Sala Parés, centro de la vida cultural barcelonesa

Texto complementario a

Joan Parés abrió en el año 1840 un establecimiento dedicado a la venta de material de pintura en el número 5 de la calle Petritxol. En 1877, la Casa Parés iniciaba sus exposiciones y se convertía en la primera galería de arte de Barcelona, que iba a constituirse en centro de la vida cultural de la ciudad no sólo por las obras de entonces noveles artistas plásticos Pablo Picasso, Santiago Rusiñol o Enrique Clarasó sino también por sus veladas musicales -que inauguraron Pablo Casals y Carlos Vidiella- y las tertulias en las que participaban destacados artistas de Barcelona.

El año 1925, la familia Maragall inicia su presencia en la dirección de la sala auspiciando la entrada de pintores jóvenes y conservando al mismo tiempo el reconocimiento a los artistas de la época Parés; se crea así una línea distintiva de actuación, mantenida en la actualidad: la fidelidad a las generaciones consagradas y la continua incorporación de nuevos talentos garantizan la presencia de la contemporaneidad. 
En ese sentido, la Sala Parés dedica desde el año 1991 un espacio en la misma calle Petritxol para albergar la obra de los creadores más noveles, la galería Trama, a la que se suma el espacio Maragall Edicions, de Rambla Catalunya, destinado a la obra gráfica original. Una ventana más, en este caso de las llamadas virtuales, ha abierto la Sala Parés para acercar el arte al hogar: la web "www.salapares.com".