Trasladando el Teatro de Nanking en China

Texto complementario a

Aunque el traslado de edificios de gran envergadura no es algo usual, en los últimos tiempos algunas operaciones de este tipo han desafiado los límites que marcan las leyes físicas. Los técnicos tienen que superar las dificultades que supone desmembrar el inmueble de sus cimientos, reforzar las estructuras internas para que resistan el desplazamiento, elevar el edificio, desplazarlo y hacerlo descender en su destino final.

Un deporte nacional chino
Según expertos españoles, la opción de desplazar un edificio entero sería la última a considerar y sólo podría ser justificada por un gran interés histórico o arquitectónico del inmueble, es decir que su relevancia fuera la suficiente para compensar las enormes dificultades técnicas y el gran coste del proceso. Sin embargo, en China este tipo de actuaciones se ha convertido en una especie de “deporte nacional” en el que diferentes ciudades compiten por ver quien consigue la mayor hazaña en este campo, mientras la televisión nacional da amplia cobertura de esos eventos que son seguidos con admiración por el público chino.

Las causas
En cualquier caso, además del valor histórico o arquitectónico, evidentemente deben concurrir otros factores que motiven el acometimiento de semejante traslado. Uno de ellos puede ser el de buscar un mejor entorno. En otros casos, se decide por esta opción cuando el edificio está afectado por un plan urbanístico como pueda ser que ocupe el lugar que se quiere destinar a la ampliación de una calle. Pero con el traslado del Teatro de Nanking de Shangai, un gran auditorio de 74 años, en cierta manera sucedió un proceso a la inversa: la construcción de una gran autovía se convirtió en una agresión para el edificio por los altos niveles de ruido que impedían disfrutar de la música de las orquestas sinfónicas y el humo de los automóviles que deterioraba el antiguo inmueble.

TRASLADO DEL TEATRO DE NANKING / PROYECTO MAMUT

El Teatro de Nanking
El Teatro de Nanking fue edificado durante un boom de construcción a principios del siglo XX en China. Fue el primer lugar donde se rodaron películas extranjeras en Shangai y era uno de los pocos edificios diseñados por un arquitecto chino. Se hizo famoso por su excelencia acústica y pasó a utilizarse, a partir de 1959, par la celebración de conciertos. La urbanización de los años recientes lo encajonó entre complejos residenciales densamente poblados y una autovía que pasó a convertirse en la más transitada de la ciudad. Ante ello, a pesar de que el coste era superior al de la demolición y construcción de un nuevo edificio, el ayuntamiento de Shangai decidió trasladar el edificio en lo que se llamó Proyecto Mamut

El proceso de traslado: Proyecto Mamut (TRES FASES)

Primera fase: Refuerzo de la estructura, recopilación de datos y elevación
Durante una primera fase de siete meses, antes de acometer el traslado, los ingenieros se dedicaron al refuerzo de la construcción y a la reunión de datos sobre la estructura interior que después serían controlados a cada milímetro de cambio mediante complejo instrumental durante toda la fase de elevación y desplazamiento.

Elevación: el auditorio es levantado 1,7 metros de su fundamento original pero, además de debido a sus 5.800 toneladas de peso, la tarea se complica debido a la estructura mixta del fundamento y la falta de un armazón integrado. Para vencer estas dificultades, se coloca el auditorio sobre una placa de hormigón armado de 1.800 toneladas, que permite trasladar el edificio sobre unas pistas de hormigón. El exterior y el interior del edificio es sujetado con estructuras metálicas. Para levantar el edificio y su posterior traslado se usa una tecnología de sistema hidráulico integrado de alta precisión de la empresa Enerpac. El sistema completo comprende un total de 59 cilindros con una capacidad de 200 toneladas cada uno y 5 grandes estaciones de bombas hidráulicas con capacidad de nivelación y elevación. Un sistema central de control por PLC se encarga de la vigilancia y registro de todos los movimientos. Se precisan seis días para levantar el complejo a la altura de 1,7 metros.

Segunda fase: desplazamiento
El edificio es desplazado 66,4 metros hacia el sudoeste de su ubicación original. Para ello se construyen expresamente unas pistas de hormigón; sin embargo, las pistas sólo pueden soportar el peso del auditorio durante diez días aunque previamente se ha calculado que el traslado durará 12 días. Debido a ello, se instalan diez grandes cilindros hidráulicos debajo del edificio, destinados a absorber la carga y hacer menor el impacto sobre las pistas.
El primer día se desplaza el edificio menos de 40 centímetros. Durante los cinco primeros días la distancia total de desplazamiento es de tan sólo 3,5 metros. Los días siguientes se alcanza una velocidad de 2 metros por hora y la mayor distancia recorrida en un sólo día es de 16,5 metros. Todos los proceso de movimiento son controlados por los sistemas hidráulicos en combinación con los PLC de alta tecnología

Tercera fase: recolocación
Una vez en la nueva ubicación, el edificio es elevado otros 1,68 metros para crear espacio que permita incorporarlo a los nuevos fundamentos. El proceso finaliza con el descenso y su posicionamiento sobre la nueva base. Tras ello, el equipo técnico realiza una serie de mejoras en el auditorio, como la ampliación del escenario y la construcción de un nuevo sótano.