¿Qué se puede buscar y qué no?

Texto complementario a

Legislación vigente en España (en el año 2000)

Prohibiciones
Básicamente, la legislación española prohibe explícitamente realizar cualquier tipo de prospección en zonas protegidas como lugares históricos, parques naturales o zonas arqueológicas, salvo permiso expreso de las autoridades.

También prohibe buscar -por cualquier medio y en cualquier lugar- con la intención de descubrir objetos de más de cien años de antigüedad y obliga a comunicar todo hallazgo casual en ese sentido a los servicios provinciales del Ministerio de Cultura o de la Comunidad Autónoma

Recompensas
Si se topa casualmente con un objeto con valor patrimonial histórico, la ley prevé un recompensa por el 50% de su cuantía para quien lo encuentra, en el caso de que estuviera en terreno público. Si se halla en una propiedad particular, un 25% pertenece al dueño de la parcela y el otro 25% al que lo descubre.

Postura de los aficionados
Consideran que la legislación es compleja, con muchas lagunas, perjudicial para el crecimiento del patrimonio histórico e incluso anticonstitucional. Abogan por unas normas más permisivas y con mayores recompensas por los restos arqueológicos, poniendo como ejemplo a la ley inglesa, que según ellos alienta la investigación y ha contribuido a aumentar la riqueza arqueológica de ese país.