Las celdas o pilas de combustible (Fuel Cells)

Texto complementario a

En el uso de del hidrógeno como una fuente de energía renovable y sostenible están jugando un papel destacado las llamadas celdas o pilas combustible. Las principales empresas automovilísticas del mundo están incorporando modelos de coches que usan esta tecnología. Además, se están promoviendo  las celdas combustible para usos domésticos e industriales.

Aunque la primera celda combustible fue construida en el año 1839 por el juez y científico galés sir Williams Grove, no se les concedió importancia hasta 1960, cuando el programa espacial de Estados Unidos eligió y desarrolló ese sistema para la alimentación energética de las naves espaciales: las celdas de combustible procuraron energía y agua pura a las misiones Geminis, Apolo y aún ahora alimentan al trasbordador espacial.

Funcionamiento

  • Una celda de combustible opera como una batería. Genera electricidad combinando hidrógeno y oxígeno electroquímicamente sin ninguna combustión, pero a diferencia de las baterías, una celda de combustible no se agota ni requiere recarga. Producirá energía en forma de electricidad y calor mientras se le provea de combustible. El único subproducto que se genera es agua 100% pura.
  • Las celdas pueden consumir cualquier producto que contenga hidrógeno, incluyendo: metanol, etanol, gas natural, gasolina o diesel. Estos combustibles requieren el uso de un "reformador" que extrae el hidrógeno. La energía puede también ser obtenida de biomasas, (materias orgánicas en descomposición), viento, energía solar y otras fuentes renovables de energía. Actualmente las hay que funcionan con gas producido en los rellenos sanitarios (tiraderos de basura de las ciudades), plantas de tratamiento de aguas negras, etc.
  • Las celdas de combustible permiten promover una diversidad de energía y una transición hacia fuentes de energía renovables. Así, una variedad de distintos combustibles pueden ser usados en éstas, combustibles tales como metanol, etanol, gas natural así como gas licuado. La energía también podría ser provista a partir de biomasa, sistemas eólicos ó bien solar, lo cual procuraría un sistema completamente ecológico.
  • En funcionamiento normal, la celda de combustible es casi absolutamente silenciosa.
  • Larga vida y poco mantenimiento. Aunque las celdas de combustible todavía no han comprobado la extensión de su vida útil, probablamente tendrán una vida significativamente más larga que las máquinas que reemplacen.
  • Modularidad. Se puede elaborar las celdas de combustible en cualquier tamaño: tan pequeñas como para impulsar una carretilla de golf o tan grandes como para generar energía para una comunidad entera. Esta modularidad permite aumentar la energía de los sistemas según los crecimientos de la demanda energética, reduciendo drásticamente los costos iniciales.