Embriones congelados: en Estados Unidos

Texto complementario a

En Estados Unidos, donde la transferencia de embriones congelados se realiza desde hace cerca de 10 años, se diferencia entre lo que llaman “adopción de embriones” y “donación de embriones”. Según su categorización, el proceso que se está realizando en España actualmente consistiría en “donación de embriones”.

Donación de embriones:

  • Anónimato: Son programas que ofrecen numerosas clínicas en los que las familias donantes son anónimas y no se prevé un contacto entre ellas y las familias receptoras. Los embriones congelados son los sobrantes de procesos de fecundación in vitro. 
  • Posibilidad de escoger: no obstante, algunas clínicas permiten escoger los embriones de acuerdo a algunos parámetros: para ello existen bases de datos que informan de la etnia de los padres, el color de los ojos y el pelo, su nivel de educación, el resultado en su propio proceso de fecundación in vitro, el historial de enfermedades o sus hábitos de consumo de tabaco o alcohol, entre otros. 
  • Puntuación: Algunas clínicas también puntúan la calidad de los embriones dentro de una escala de 1 a 4 y, en algunos casos, es posible consultar on-line fotografías de hijos de las familias donantes de los embriones o de los mismos padres.
  • Menor coste: la donación de embriones tiene un menor coste económico en Estados Unidos que la adopción de los mismos, ya que no precisan realizar estudios del ámbito familiar de las familias receptoras ni la intermediación de agencias. Es también un proceso más rápido.

Adopción de embriones
En la actualidad, diferentes agencias ofrecen este tipo de proceso en Estados Unidos, pero la pionera fue Snowflakes, una agencia que inició a realizar transferencias de embriones congelados en 1997. Lo más característico de este proceso es el contacto que hay entre la familia donante y la familia receptora

  • Estudio detallado: La familia receptora debe proveer informes de su ámbito familiar, historial criminal, educación y otros datos que garanticen que el futuro niño va a crecer en un ambiente idóneo. Deben realizar entrevistas con especialistas que determinen su madurez para la paternidad y educación de los futuros hijos. También se les puede pedir que informen de su religión, salario, matrimonios anteriores, planes para el futuro...
  • Los donantes escogen primero: en el programa de Snowflakes, la familia que dona los embriones es la que elige a la familia receptora para criar a sus “hijos genéticos” tras estudiar los informes sobre ella. Después de esa elección, la familia receptora tiene a su vez la posibilidad de estudiar informes genéticos y médicos sobre la familia donante y aceptar o rechazar.
  • Relaciones familiares: las dos familias – donante y receptora – se conocen entre sí y tienen la posibilidad de mantener una relación estrecha, ya sea reuniéndose o por vía telefónica, internet, enviando fotos... los padres receptores saben que los padres genéticos tienen derecho a recibir información de su hijo biológico.
  • Emergencias médicas: los padres donantes deben ser informados de posibles emergencias médicas en las que el hijo pueda necesitar de un vínculo genético, como un posible transplante de órgano o médula espinal.
  • Consejo psicológico y social: las agencias ofrecen ayuda psicológica y asistencia social para preparar a los padres adoptantes para su nueva situación, específicamente sobre como hablar a su hijo o hijos acerca de su especial modo de concepción y adopción.
  • Restricciones: algunas agencias o clínicas que promueven este tipo de “adopción de embriones” suelen establecer otros requisitos como sólo donar a parejas casadas por un mínimo de tres años.

Cómo escoger unos buenos embriones 

  • Si la transferencia original de embriones “frescos” resultó en una concepción, el lote completo de embriones congelados tiende a ser excelente.
  • Hay más posibilidades de éxito cuando hay mayor cantidad de embriones congelados en un mismo lote. Además, ello puede permitir tener más de un hijo de los mismos donantes.
  • Las probabilidades de una implantación exitosa aumentan cuanto más desarrollado está el estado de los embriones en el momento de la crioconservación.
  • La implantación tiene más posibilidades con embriones procedentes de mujeres jóvenes en el momento de la donación: cuanto más joven, mejores ratios. En cualquier caso, preferiblemente menores de 34 años.
  • Unos embriones procedentes de una familia sin historial de enfermedades genéticas ni de transmisión sexual ofrecen una mayor garantía frente al desarrollo de posteriores problemas de salud.