Edificios naturales

Texto complementario a

La arquitectura es otro campo en el que, desde siempre, se ha buscado inspiración en la Naturaleza y desde diferentes disciplinas científicas se sigue buscando aplicar nuevos conocimientos biomiméticos para mejorar la construcción de edificios. En la actualidad, se siguen tres caminos principales: hallar materiales más fuertes y capaces de autoensamblarse y autorepararse; usar procesos naturales para la calefacción y refrigeración, y encontrar recursos respetuosos con el entorno que ayuden a preservar el medio ambiente. Según expertos en este campo, el mejor ejemplo de una arquitectura animal avanzada lo podrían constituir las colonias de termitas africanas, que incorporan en sus hábitat soluciones muy sofisticadas para los diseños estructurales de protección, fortaleza, ventilación o humedad, entre otros. Inspirándose en ellas, el edificio Eastgate en Harare (Zimbabwe) usa un sistema natural de ventilación que permite mantener su interior fresco incluso en los días más calurosos, con lo cual se evita el gasto en aires acondicionados o refrigeración y permite un ahorro a los inquilinos.