Ciber-nariz

Texto complementario a

El sistema olfativo de las moscas drosófilas de la fruta y de unos gusanos microscópicos llamados nematodos está inspirando la creación de una “ciber-nariz” ultrasensible que, entre otros usos, pretende mejorar la elaboración de vino para conseguir caldos con un aroma “perfecto”. A esta labor se dedican Científicos de la Organización de Investigación de Tecnología y Ciencia del Gobierno Federal de Australia (CSIRO). Según el Dr. Stephen Trowell, miembro del grupo investigador, tras conseguir conocer la secuencia genética que codifica las proteínas responsables del sentido del olfato de las antenas de las moscas y de los órganos sensoriales de los gusanos, se está trabajando en la construcción de un órgano artificial, una “ciber-nariz” que funciona utilizando proteínas receptoras desarrolladas en un cultivo de células a imagen de las que producen las moscas y los nematodos. Otros usos para la “ciber-nariz” pueden ser la detección de drogas, explosivos o el diagnóstico de enfermedades por medición del aliento. Sin embargo, no se prevé tener preparado un prototipo antes del 2010.