Cerveza: un poco de historia

Texto complementario a

Según los datos de que disponen los historiadores, una bebida que sería el precedente de la cerveza que hoy conocemos ya era elaborada hace unos 10.000 años por los sumerios en la Baja Mesopotamia fermentando granos de cereales. Esa bebida, llamada Sukari era considerada sagrada y medicinal. La primera receta que se conserva de la elaboración de cerveza procede la Mesopotamia del sur y se conserva en el museo Metropolitan de Nueva York. Muestra de la temprana importancia que se daba a esa bebida es que en el Código de Hammurabi se condenaba a los taberneros que estafarán a los clientes con el precio de la bebida.

Más tarde, en Egipto se producía el Zythum, prácticamente la “bebida nacional”. Si en una primera época los egipcios utilizaron mayoritariamente trigo para crear su bebida, más tarde ya encontraron más adecuada la cebada. Pero aún no se trataba de cerveza tal como hoy la conocemos ya que la solían preparar añadiendo azafrán, miel, jengibre, dátiles, canela o cominos al mosto obtenido de los cereales. Mientras tanto, según está documentado, los chinos también producían su particular cerveza, que llamaban Kiu, a base de cebada, trigo, espelta, mijo y arroz.

De los egipcios, los romanos aprendieron, además de tantas otras cosas, a fabricar esa bebida, que llamaron “Ceres vis”, es decir fuerza de Ceres, en honor a su diosa de la agricultura, quien también dio nombre a los cereales. 

Fue en la Edad Media cuando la cerveza empezó a convertirse en la bebida que tomamos hoy en día. Un paso importante para ello fue el descubrimiento del lúpulo, una flor que le confiere los amargores y aromas hoy característicos. Y en Alemania, en abril de 1516, el duque bávaro Guillermo IV promulgó una Ley de la pureza de la cerveza que obligaba a producirla exclusivamente con cebada malteada, levadura, lúpulo y agua. Y realmente, con sólo esos cuatro ingredientes, se pueden fabricar la infinidad de tipos de cerveza actualmente consumidos en todo el mundo, cada uno de ellos fruto de la particularidad de las diferentes comunidades y culturas de donde surgieron y del saber de los diferentes maestros cerveceros que a lo largo de la historia han hecho evolucionar el arte de hacer cerveza.